Comunicate Menu

Capacidad y esfuerzo desde sus orígenes

Visto a la distancia, en un gran espejo retrospectivo, aquel año de 1944 que marca los comienzos de TOY, aparece sin ninguna duda, como un período de tiempo destinado a tributar los mayores esfuerzos al servicio del nacimiento de una empresa, debida al tesón y a la capacidad realizadora de su fundador, don Ferruccio Carloni.

Ese emprendimiento inicial modesto, pero seguro y firme, tuvo lugar en la localidad de San Martín; hoy constituida en tal vez la mayor fuerza industrial de la Provincia de Buenos Aires.

Nacía así una empresa que con el correr de los años habría de conformar el privilegiado núcleo de organizaciones líderes en la fabricación de calzado deportivo e informal.

En el pujante desenvolvimiento de TOY gravitó rápidamente la actividad desplegada por su presidente Osvaldo Carloni, hijo del fundador, quien respaldado en la fuerza de su juventud, en sus notables conocimientos técnicos de Ingeniería Industrial y en su visión empresaria, dedicó toda su voluntad y capacidad al crecimiento de TOY.

Alcanzar ese objetivo significó dar respuesta a las exigencias cada vez mayores de un mercado altamente competitivo, no cesar en la búsqueda de creaciones y modelos que satisfacieran los gustos y preferencias de un público acicateado por constantes novedades, y a la vez, afianzar una política de reducción de costos para mantener una posición de privilegio dentro del sector.

Como consecuencia de transitar el camino del crecimiento (una de las metas que se había propuesto Osvaldo Carloni para TOY) surgió claramente el desafío de aspirar al liderazgo, integrando como ya se mencionara, el selecto grupo de empresas de primera línea en calzado deportivo e informal.

Hoy, de la mano de sus seguidores, Natalia, Silvana y Ezequiel Carloni, la empresa continúa creciendo y ofreciendo al mercado una vasta línea de productos pujantes con una excelente relación precio-producto de acuerdo a las exigencias del mercado. Además están dadas las condiciones para que TOY tenga presencia y vigencia en el mundo de los negocios de exportación (dice Carloni). Porque mostrar, cotejar, competir, colocar sus productos, es más que nunca la aspiración de la Industria Argentina y una de las mayores ambiciones de TOY acompañando el crecimiento de nuestro país.

Todo este esfuerzo que ya puede traducirse en logros inmediatos, nos lleva a afirmar que la empresa es una realidad indiscutible, proyectada al más brillante futuro.

Nuestra Consigna:
La constante innovación y desarrollo… siempre al servicio del cliente.

Estoy con vos siempre

Osito
Osito Osito
Contactanos